El Salvador

Un tesoro de pesca deportiva: Parte II

514views

Por Tito Alas

En la primera parte de esta entrega compartimos la diversidad de recursos con los que El Salvador cuenta para practicar la pesca deportiva.

Entre las especies que podemos contar se encuentran: Cabrillas y Pargos como el Tigre de pedrero, Pargueta de estero, Lunarejo, Pargo sardo, el colorido Guacamayo, los Huachinangos y el famoso Dentón o Cubera.

Contamos también con los Zanates, Picudas o Barracudas, Macarelas, Mojarras o Tripletail, Bagres y Tacazontes, Macabilos, pez Ballesta, Jurel común, Jurel dorado, Jurel negro y Jurel verde, Madrigales, Pompanos africanos, Palometas, milkfish, roncones, salmonetes, el poco conocido Almaco Jack o Monja, el pez Gallo o fantasma de las olas y al menos 5 especies de Robalos, entre ellas, los icónicos y elusivos gigantes del género, el Robalo verde y el escaso Robalo negro. Sin dejar de mencionar los legendarios Meros gigantes y cerrando con broche de oro, ahora se tienen reportes confirmados de su majestad, el arpón o Rey de Plata y Tiburones Cazones.

La pesca en aguas azules o más profundas, ofrece aventuras de pesca con especies que ponen a prueba a los pescadores y sus equipos debido a la intensidad de su pelea.

Entre los protagonistas de este grupo, tenemos la fortuna de contar con al menos cuatro especies menores de Atunes o Bonitos y de los pesos pesados de la familia, Atunes aleta amarilla y Pericos o Meros cola de escoba; estando entre las especies más buscadas y espectaculares, los Dorados, Wahoo, peces Vela y tres especies de Marlín, el rayado, el negro y el azul.

Lo anterior, con la responsabilidad del legado para nuevas generaciones de pescadores practicando la liberación correcta de ejemplares y conservando nuestro medio ambiente.

Leave a Response