Buceo

Historia del buceo: Los primeros pasos parte II

510views

El hombre y el mar

Historiadores como Plinio, Tito Livio, Heródoto, Aristóteles, Plutarco, etc., aportan referencias de más de 4.500 años de antigüedad, sobre las motivaciones para que el hombre se sumerja en aquellos albores de la humanidad.

En el Museo Británico, se conservan bajorrelieves que corresponden al siglo IX A.C., mostrando a prisioneros fenicios evadiéndose bajo las aguas del río Tigris  ayudándose con odres llenos de aire mientras sufrían las flechas asirias.

Aristóteles(384-322 A.C.) en su obra Problematamenciona dos sistemas de inmersióny así habla de los buzos pescadores de esponjas, que utilizarían un tubo respirador del estilo del actual esnórquel, y proporciona por otra parte las primeras referencias históricas sobre la campana de buceo, la “lebeta”.

Cuenta la leyenda, porque es una leyenda, que su discípulo más aventajado, Alejandro Magno, tras conquistar medio mundo tuvo inquietud por explorar las profundidades del océano. Así que, se sumergió en el mar metido en “un recipiente muy fino hecho enteramente de cristal blanco” y que encontró un monstruo marino que tardó tres días enteros en recorrer su longitud.

En definitiva, han sido muchos y muy variados los inventos y artefactos que se han intentado utilizar a lo largo de los siglos para sumergirnos, aunque a decir verdad, la mayoría de ellos eran tan fantasiosos como impracticables.

Desde la campana de buceo hasta el traje de buceo.

La campana es sin duda el elemento auxiliar que el hombre ha empleado más tiempo para permanecer bajo el agua, aunque planteaba algunos problemas.

En esencia, la campana es un barril más o menos grande que se introduce invertido, de modo que a medida que vamos sumergiéndolo  va comprimiéndose proporcionalmente el aire que alberga y subiendo en idéntica medida el nivel del agua, reduciéndose consecuentemente el  espacio vital  y aumentando entonces la presión del aire que permanece en su interior, que es el respirado por los que la ocupen.

Las campanas se idearon fundamentalmente con la finalidad se servir de herramienta para la realización de trabajos subacuáticos (instalación de elementos que sirvieran de base para puentes en un río…) y rescate de objetos hundidos (como los que transportaban los antiguos galeones).

En el desarrollo y evolución de esta herramienta destacan los diseños de:

En 1535, Guglielmo de Lorena crea y utiliza lo que se considera la primera campana de buceo, pero la campana tiene que resurgir cuando el aire se termina. 

En 1691 – Edmund Halley patenta un método de campana de buceo en el que la presión del aire de la superficie es prevista en barriles que mantiene la campana de buceo durante períodos de tiempo más largos.

José Baires. Cientifico y Buzo certificado.

Leave a Response