AprendeArtículos

Interpretar las olas para pesca de playa

819views

Si bien es cierto que la pesca deportiva no es una ciencia exacta, hay que tomar en cuenta ciertas condicionantes, muchas de ellas ni siquiera controlables por el hombre, para tener los resultados esperados a la hora de lanzar los señuelos.

Uno de los puntos que más influencia puede tener a la hora de conseguir que la jornada de pesca sea fructífera, es la elección del lugar y el oleaje donde se desarrollará esta actividad.

Aunque al principio no sepan interpretarlas, el mar ofrece muchas pistas que nos indican dónde y cuándo lanzar nuestros señuelos, de esta manera, facilitan enormemente la labor y el buen desempeño de estos.

Las olas:

Si hay algo que altere el estado del mar y que influya en el desarrollo de la pesca, son las olas.

Las olas son un fenómeno estudiado por cualquier pescador antes de proceder a lanzar sus señuelos, porque ciertamente inciden de forma muy directa en el lugar en el que se encuentran los peces. Pues bien, la zona que realmente interesa al pescador es aquella en la que la ola se revuelca haciendo espuma y proyectando agua hacia delante.

Todo este movimiento de mar termina por provocar una excavación en el fondo, creando un hundimiento de cierta profundidad que corre paralelo a la playa, como si se tratara de un auténtico canal. Este ir y venir de agua arrastra consigo gran cantidad de materia orgánica así como pequeños peces de todo tipo, que acaban por instalarse en el mencionado canal, atrayendo de manera irresistible a otras especies que resultan realmente interesantes para el pescador.

Debemos poner también atención al denominado mar de fondo, que es algo así como un oleaje en la profundidad, si bien no tiene por qué ser apreciado en la superficie con un par de lances nos serán más que suficientes para darnos cuenta de su existencia: habrá mar de fondo si al recoger nuestros señuelos aparecen constantemente nudos y enredos, además de molesto es casi seguro de que no obtendremos buenos resultados.

Período de las olas:

Los segundos que transcurren entre dos olas consecutivas cuando pasan por el mismo punto, es un buen indicio a analizar, esto nos permitirá controlar el tiempo que tenemos entre ola y ola para realizar nuestros lances, mientras más largos mejor.

Si el intervalo es alto puede generar olas más grandes, más ordenadas y el período largo nos permite poder trabajar mejor nuestros señuelos y disfrutarlos más, hasta el punto de poder ver cuando se realiza el pique de nuestra captura.

Esta información es de vital importancia, porque determina el momento idóneo para efectuar el lance de nuestros Señuelos.

Fuente: www.a-alvarez.com

Leave a Response